ay-my-i-phones

by David Fridman


Las historias de terror que a continuación leerán son basadas en hechos reales. Algunos nombres y situaciones fueron modificados u omitidos para la protección de los sobrevivientes (y para no verme tan pendejo).

 

iPhone #1

Corría el año 2011. Febrero, para ser exactos. Yo disfrutaba del quinto mes de vida con mi primer iPhone. Era muy feliz porque a mi Blackberry ya no le servía la bolita y era un pedo jugar el de los ladrillitos.

Mi amigo organizó una comida (peda) en su casa en Cuernavaca de cumpleaños. Ahí vamos todos en al hermoso poblado. Que esto, que lo otro, que el shot, que el taco, que el chapuzón, todos muy civilizados. En serio. Todos. Muy. Civilizados.

A eso de las 7 de la noche, estaba yo en la sección palapa con un amigo y no recuerdo porqué salió el comentario de que los celulares habían quitado la diversión de aventar a la gente a la alberca. Blah, blah, blah. Seguimos en nuestro pedo. Shots. Churrumais. Hielos. Vamos caminando por el jardín mi amigo (el de la historia que les acabo de contar) y yo y ustedes que creen: que mi amigo borracho me aventó a la alberca o que no?

iPhone 1

Si su respuesta fue “si”, entonces ustedes que creen: que traía mi iPhone en mis bermudas o que no?

QEPD iPhone #1.

Nivel de estupidez: 5

 

iPhone #2

Un amigo (cuyo nombre omitiré) me invitó al concierto de un cantante (cuyo nombre omitiré) para ir a bailotear al Foro Sol.

Fans. Chelas. Euforia.

Los que han ido al Foro Sol saben que a la hora de la salida aquello se pone mas intenso que cuando Justin Bieber se queda en el W de Campos Eliseos. No hay pa donde moverse y uno nomás se tiene que poner flojito y moverse a donde lo lleve la aglomeración.

iPhone 2

Bueno, pues cuando yo ya iba navegando con 7 mexicanos y mexicanas invadiendo mi private space, mi hermano tuvo el tino de hablarme a mi iPhone 2. Le dije que estaba saliendo de un concierto y que le hablaba cuando saliera del motín de fans pubertos. Acto seguido, guardé mi iPhone 2 en la bolsa de mis jeans.

Navegué y navegué y navegué.

Cuando por fin salí, agarré mi iPhone 2 para hablarle a mi hermano porque pues es importante reportarse. Solo que mi iPhone 2 no estaba en mi bolsa derecha. Ni en la izquierda. Ni en la posterior derecha. Ni en la posterior izquierda.

OH, NO!!! UN RUFIÁN ME BOLSEÓ MI IPHONE 2!!!

Nivel de estupidez: 8.1

 

iPhone #3

Dos semanas después del terrible incidente en el concierto tuve que salir del país. La experiencia del iPhone #2 no me permitía dormir y necesitaba vacaciones lejos, lejos, lejos. Me fui a NY. Because why the hell not.

En mi último domingo allá, salí a un antro (el mejor día para salir en NY es el domingo, sépanlo) y saliendo del lugar – lunes a las 4am – es imposible encontrar un taxi. Lucky for me había una limosina justo afuera y como yo cuando ando bebido me convierto en Dave Rockefeller, dije why the hell not. Me trepo en la limo y le digo que vamos a mi depa.

iPhone 3

Yo: Hi, can you please (hipo) take me to Lafayette and Houston please.

Chofer de limo: Sure! Can you just tell me how to get out of Monroe St.? I’m new.

Yo: NO PROBLEM! (hipo) I have GPS on my (hipo) brand new 2-week-old iPhone! *busca como salir de Monroe St. en el iPhone 3 y se lo pasa al chofer de la limo por la ventanita*

Chofer de la limo: Thank you, kind passenger! But the police will give me a ticket if they see me holding an iPhone and driving, would you mind hopping up front with me and navigating?

Yo: NO PROBLEM! (hipo) (hipo)

Lo siguiente pasó en .03 segundos de minuto:

-       David se baja de limo por la parte de atrás.

-       David cierra la puerta trasera de limo.

-       Chofer de limo se arranca con el iPhone 3 de David en su mano.

-       (hipo)

 

Nivel de estupidez: 219,000,000.

 

iPhone 4

Ustedes creerán que mis historias no se pueden poner mas absurdas, verdad? Permítanme desmentirlos, amables e inocentes lectores.

Monsieur Moustaifoun.

Saliendo del Walther (amigo extranjero: el Walther era un antro, una disco, un bar donde se baila) le llamo a un amigo para decirle que iba a ir a su casa porque había tomado y no iba a manejar y me iba a quedar a dormir. Eran las 3:30am aprox. Sumamente responsable yo.

To make a long story short – y porque quiero hablar de esto a fondo en un futuro –un coche sin luces no me vio cruzar la calle y RIAJATELAS! que me atropella. Cuando digo “me atropella” me refiero a “ME-A-TRO-PE-LLA”. Tipo de que me subí al cofre, reboté con el parabrisas y caí a la calle como si fuera yo Rosa Salvaje. Mi iPhone 4 por supuesto que salió volando en dirección contraria a la mía (por aquello de la física) (y del sentido del humor muy negro de los dioses en los cielos).

Un transeúnte que iba paseándose en la Av. Oaxaca vio lo que pasó y pensó: “Mira a ese pobre pendejo que lo acaban de atropellar! Ay pobre... Vamos a chingarle su iPhone!”. Y ya. No hay manera padre de cerrar esta historia.

Nivel de estupidez: protagonista de telenovela de Televisa.

 

 Estúpido iphone viejito.

Estúpido iphone viejito.

iPhone 5

Corto circuito. No es broma. Corto Circuito.

Corto.

Circuito.

Nivel de ojetería por parte de los dioses: OLIMPICO.

 

iPhone 6

Con orgullo y felicidad les comento que llevo con mi iPhone 6 mas de un año y que este se queda conmigo hasta que me toque un cambio de plan. Y no, no me estoy echando la sal. Y si algo le pasa a mi iPhone 6 cada uno de ustedes va a ser tan amable de aportar un granito de pesos para uno nuevo.

Si leíste hasta aquí, estas de acuerdo en apoyar el iPhone-Ton en caso de ser necesario #tocomadera 

 Like a hawk I protect it.

Like a hawk I protect it.