[REDNECK]

by David Fridman


Mira, honestamente si eres vegetariano este post te va a dar coraje por tus poor life choices. Estas advertido.

Cuenta la leyenda que en cada familia debe de haber integrantes que sean buenos para ciertas cosas. Por ejemplo, toda familia debe tener un miembro que sea bueno para ayudarte con tus impuestos. El tío Doctor al que le llamamos con preguntas de la ciática. El primo letrado en futbol al que le llamas durante el mundial para saber si no era penal.

Pues en mi familia, para algo que todos son buenos es para la cocina. Yo no. A mi me queda salado el cereal. Todos los demás son Master Chefs en potencia. Mi hermano sabe picar cebolla como ninja. Mi mamá hace la lasagna de chicharrón, y el yakimeshi, y el spaguetti, y los CHILES EN NOGADA mas deliciosos que jamas se haya probado en el Reino. Mi papá  es un genio que si se hubiera dedicado a la chefsería, sería como Gordon Ramsey pero sin los látigos verbales. Mi hermana hace quesadillas con Maggy y limón.

Los domingos siempre nos juntamos en mi casa toda la familia a cocinar (yo aporto la diversión y en ocasiones soy pinche). Hace algunos meses mi papá – Mr. Boss – estaba viendo House of Cards y estaba el capítulo en el que Frank Underwood come costillitas en el restaurante de su amigo el negrito al que luego traiciona. Como les comenté en mi post pasado, las series tocan fibras muy sensibles en mi familia, entonces mi papá dijo “ese negrito queeeeee, yo voy a hacer las mejores costillitas para que las pruebe nuestro H. Presidente y ese será mi legado.” (sus hijos no cuentan como legado)

Entonces se encaminó al super de costillitas, compró su #costillar (es como un millar pero de costillas) (pero no trae un millón) (en realidad no se cuantas traiga) (seguro como unas 30) y manos a la obra.

Para no hacerles el cuento largo, las mentadas costillitas le quedaron de hillbilly gourmet; no les voy a contar todo lo que le puso a la salsa BBQ - y aparte, sería como si el Coronel Sanders compartiera su receta secreta, punto para Kentucky - pero si fue un festín en el paladar de todos los asistentes aquel importante domingo en Casa Fridman.

Unas semanas después todos seguíamos salivando como hienas en cuaresma por las costillitas, entonces se repitió el menú. Y otra vez unas semanas después. Y otra vez. Y otra. Y otra.

Hasta que en una de esos festines, a algún miembro Fridman – uno con una gran visión para los negocios y poca preocupación por el colesterol – dijo: “deberías de abrir un restaurante, yo pagaba por esto.”

Y ustedes que creen: que mi papá se lo tomó en serio o que no?

Corte a: REDNECK!!!

REDNECK”.

Así decidió ponerle a su restaurante. Yo personalmente no estaba de acuerdo con el nombre al principio. Pensaba que era politically incorrect pero después de un tiempo es como decir azúcar muchas veces. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar. Azúcar.  Pierde todo el significado.

Obviamente se tuvo que ampliar el menú, no podía solamente vender costillitas. Ni que fuera esto el sketch de Monty Python de Spam. Que risa ese sketch.

If and when se presenten a comer a Redneck, van a tener una gran elección de comida para todos los gustos. Imagínense un menú como el de Cheescake Factory. Ya se lo imaginaron? Bueno pues así no es. Es mas chico. Mas selecto. Mas menos. Existen también opciones para los vegetarianos – tienen una ensalada de col y otra ensalada de lechugas, unos frijoles tejanos o texanos que no se recomiendan si vas a tener la relación esa noche y elotito del amarillo suavecito que si no hablas inglés, vas a acabar diciendo Oh, Yeah!

Le Brisket y Le Costillitas, avec le Mac&Cheese y Le Elot. Ammm.

Bueno, el chiste de este post es invitarlos a todos ustedes y a sus madres a conocer nuevo bebé de mi papá. Está en la Colonia Roma, en el DeEfe (provincianos, esta es una extraoridnaria excusa para visitar la Capital), sirve que se dan su vueltecita a la Villa de Guadalupe a extriparse de todos sus pecados y luego se vienen a comer un delicioso sándwich de pulled pork – como Jesús lo hubiera querido.

Les dejo aquí el link de la página de REDNECK: https://www.facebook.com/redneckbbqgrill/?fref=ts

Mencionen mi nombre a la cajera para que no les haga descuento!

REDNECK

Chihuahua #115, Col. Roma

Tel: 75860872

NOTA AL PIE: Mi mamá vende Chiles en Nogada para sus cenas, eventos, fiestas o nomas por simple antojo. No es broma cuando una vez la Princesa Victoria de Suecia quería ordenarle unos pero la exportada de la granada se complicaba. They are THAT GOOD. Informes conmigo.